En el trabajo

¿La empresa me puede sustituir?